Mi enfermedad silenciosa.

Siempre hablo con total naturalidad de mi trastorno bipolar, pero yo también sufro de otra enfermedad bastante conocida y muy jodida que suelo obviar   esclerosis múltiple remitente recurrente. Hace que padezco de esta patología desde los 21 años, casi tantos como de la bipolaridad. No hablo tanto de ella, porque con las inyecciones queSigue leyendo “Mi enfermedad silenciosa.”

Me resulta imposible dejar de fumar.

Aunque lo he intentado en varias ocasiones, no puedo dejar el tabaco, y es una pena. Ya que en mi caso en particular es un conflicto de discusiones y peleas en casa, y en realidad llevan toda la razón del mundo. Porque me gasto al mes casi dos cientos euros en esta droga, adicción queSigue leyendo “Me resulta imposible dejar de fumar.”

No puedo vivir sin tomar café.

Eso de que sin café no soy persona, en mi caso es cierto. Ya que tengo claro y comprobado de que si no tomo café, ese día estoy más dormida y de muchísimo peor humor que cualquier otro. Lo mismo me pasa con la Coca-Cola, pero me estoy intentando desenganchar, ya que es una bebidaSigue leyendo “No puedo vivir sin tomar café.”

Aunque tenga sobrepeso me quiero igual.

Entre otras cosas porque pienso que tampoco soy una persona que viva de su cuerpo, y  no me obsesiona el peso como me obsesionaba cuando tenía veinticinco años, también se que me he acomodado en la talla 48,  y en comprar en tiendas de talla XL, como puedan ser Mango Violeta, C%A o MsMode. SiSigue leyendo “Aunque tenga sobrepeso me quiero igual.”