Creo, que no me creo nada.

Desde niña te enseñan a que existe un ser divino que lo ha creado todo en este mundo, desde niña te obligan prácticamente hacer la catequesis y la comunión de cabeza. Sin apenas tener tu ni voz , ni voto, en definitiva de pequeños nos enseñan a que si nos portamos mal vamos al infiernoSigue leyendo “Creo, que no me creo nada.”