Tomo medicación, y qué?

No debiera importar tanto sí la gente toma medicación o no la toma.

En mi caso la tomo porque me va bien, y sí la dejará tengo todas las papeletas, para sufrir un brote psicótico.

A pesar de mi defensa a mi psiquiatra al cual adoro, porque es una de las personas que mejor conoce mi enfermedad, y por ello ha estudiado un montón de años.

Pienso que sí puedo estar sin pastillas, es mi médico, el más indicado para quitarme las, o no?

Sé puede ver como un artículo en defensa de la psiquiatra, y que lo importante es que a día de hoy estoy bien y gracias a Miquel, amigos y familia, lo puedo decir claramente.

Y lo siento, sí ofendo o os jode el artículo, pero aquí no existe el tan nombrado diálogo abierto, no esta.

Y pruebas de ello, es que faltan recursos, faltan psicólogos, para que lo que tanto anhelo y anhelamos esto del diálogo abierto, se llegue a realizar.

Ya que citado diálogo, es necesario dos psicólogos por paciente…

Porque aquí por ejemplo, solo hay un psicólogo para atender a toda la ciudadanía,

Así que, tenganlo en cuenta,

Porque no todos, podemos costearnos el poder pagar un psicólogo, con como mi caso, una pensión tan bajita.

En fin no me alargo más y hasta el próximo, saludos desde santako.

cropped-instagramcapture_d0efe777-b54f-48c1-b03b-4f684945569e.jpg

 

Hablar de la enfermedad sin miedo.

Decid, simplemente decid que gracias a mi auto estima, y fuerza de voluntad he conseguido tirar adelante, cada día de mi vida me sentía con mucha culpabilidad, por el simple hecho de estar enferma, en concreto de tener un trastorno de salud mental.

Es realmente triste, que a día de hoy continué existiendo los estigmas en dichos trastornos.

En mi caso, hasta que no di a conocer mi enfermedad mental, a las personas en general, sin ningún tipo de titubeo ni miedo, y decidí normalizar mi estado, a base de contar mi historia de vida, sin miedo y con claridad, y me di cuenta que las personas se suelen mostrar receptivas, es decir se ponen en la piel del activismo que realizamos, en concreto las charlas de sensibilización, a usuarios, médicos, familiares y niños.

Claro, hace falta tener valor, porque es difícil explicar tu historia de vida, delante de gente, no voy a negar que al principio se sienten nervios y vergüenza, pero conforme hablas de tu trastorno, y lo logras explicar se acaba por normalizar, y vences tus miedos.

Así que os animo a normalizar vuestra enfermedad, porque todo pasa, viene, se va, pero vivir con una enfermedad también es posible.

Y si consigues romper con las jodidas etiquetas, tipo eres una vaga!! O  peligrosa, agresiva, tonta, loca, bipolar, si consigues romper con todos estos estigmas.

Llevaras una vida de lo mas plena, porque el empoderamiento también ayuda y mucho en nuestra recuperación.

También si no te quieres, mi consejo es que se debe ganar auto estima, para estar bien con nosotros mismos.

Otra cosa que quiero decir, es que yo he salido de este encierro que tenia hace años, que apenas salía de casa, era como una ermitaña.

Gracias a mi pareja Miquel, familiares, amigos y como no con terapia y medicación, aunque no defiendo la sobre medicación que dan algunos psiquiatras.

Cuando simplemente sales a la calle, yo que sé a bajar al perro, o a tomarte un cafelito, ya es algo importante porque ya has hecho algo.

Es cuestión de tiempo y mucha lucha, pero sí que se puede salir del pozo en que nosotros mismos entramos, por culparnos de nuestra enfermedad mental.

Por hoy esto es todo, hasta la próxima!!

lolita

 

A %d blogueros les gusta esto: