Del amor al miedo, en mi caso hubo un paso.

Fue tal lo cegada de amor que estaba de aquel madrileño con carita de no romper jamas nunca un plato.Cuando te conocí me enamoraste al instante esa voz en el teléfono pausada y calmada jamás dirían lo que se avecinaba. A parte de engañarme a mi, engañaste a mi familia ya que si no hubieraSigue leyendo “Del amor al miedo, en mi caso hubo un paso.”